Tareas del hogar que pueden hacer tus hijos

Promover la responsabilidad es una de las cosas más importantes en la crianza de nuestros hijos. Una manera de hacerlo es encargándole algunas labores del hogar, de acuerdo a su edad y teniendo siempre en cuenta sus preferencias y su seguridad.


Ordenar su habitación


Esta es la tarea más importante de tu hijo. Su habitación es su espacio más íntimo y por lo tanto es él quien debe organizarlo. Déjalo que lo haga a su manera, que clasifique sus juguetes y útiles por él mismo, así sabrá dónde esta cada cosa y las encontrará con facilidad.

Para hacer la cama espera que tenga la edad y altura adecuadas. Si es posible, evita que la cama esté pegada a una pared, ya que así le será más difícil colocar las sábanas correctamente.

Lavar los platos


Una buena edad para empezar a hacerlo es a los once años, cuando ya tienen la estatura y el domino de su cuerpo suficientes como para manejar platos y cubiertos. Los vasos de vidrio y objetos frágiles es mejor que los laves tú. También cuida que tenga todo a la mano y que el agua no esté muy fría. Prefiere el uso de lavavajillas líquido, ya que este es menos abrasivo y se puede mezclar con agua.

Barrer algún ambiente común de la casa


Puede ser la sala o el pasadizo, por ejemplo. Si a tu hijo le encanta barrer desde muy pequeño, mejor es comprar una escoba chica para que pueda manipularla más fácilmente, sin el riesgo a que le caiga en la cabeza. Enséñale poco a poco a manejar escoba y recogedor por igual.





Ir de compras


Aquí debes tener varias cosas en consideración. Lo primero es la seguridad es tu hijo. Si sabes que tu barrio no es muy seguro, evita que tu hijo salga a comprar solo. Puedes acompañarlo y una vez en la tienda dejar que él vaya haciendo los pedidos y que pague.

Pero si vives en un barrio con las garantías de seguridad, tranquilo y donde las bodegas y supermercados están cerca de casa, puedes dejar que tu hijo se encargue de las compras a partir de los trece años aproximadamente. verifica si la ruta es sencilla y empezar en tiendas para las que no sea necesario cruzar ninguna avenida.

Aspirar, encerar, lustrar


Estas son labores de limpieza del hogar que requieren una especial supervisión. Realizándolas de manera adecuada y sin exigir a tus hijos más de lo que pueden dar, puedes convertir un esfuerzo en pura diversión.

Por otro lado, tareas del hogar tales como el lavado del baño, pago de servicios o preparación de la comida es mejor que sigan siendo responsabilidad de  los padres de familia.

Comentarios